La embajadora de marca de Campari Argentina habló sobre las nuevas tendencias en cocteles en el país. Presente en los #antiferiados de la marca, este tipo de opciones suma cada vez más adeptos.

El crecimiento de la coctelería y la exigencia de los consumidores ha formado una conjunción promisorio en la propuesta que ofrecen la marcas para disfrutar de distintas opciones, bajo la creación de especialistas cada vez más capacitados.

En ese sentido, Campari Argentina seleccionó para este año a Pipi Yalour. La cordobesa tiene 29 años y es bartender desde hace 7 años. Licenciada en Ciencias de la Educación y autora del blog Chicas Barra.

¿Que implica ser embajadora de marca de Campari?

Mucha felicidad y muy importante en mi carrera y de alguna manera es algo a lo que apunté. Siempre pensé que era difícil lograrlo, siendo mujer y viviendo en el interior del país. Incluso hoy sigo viviendo en Córdoba, lugar que me encanta y me mantengo en mi barrio.

¿Que visión tenés de la coctelería en la Argentina?

Está muy bien posicionada, sobre todo en Latinoamérica. Creo que las dificultades que tuvimos hace algunos años para conseguir productos nos empujaron a ser más creativos y eso ayudó a que se desarrolle conocimiento y aparezcan ideas más innovadoras.

¿Y esta idea del #Antiferiado de Campari como la vivis?

Esta es una acción que se viene realizando desde hace algunos años y ahora lo estamos haciendo en bares y en mi caso particular viajo a los lugares que está vinculado con el feriado y proponemos una carta de cocktails clásicos (orange, tonic, negroni y americano) y algún trago de autor como para disfrutar el momento con amigos, festejarlo y pasarlo bien.

El trago que preparaste para esta ocasión, tiene una historia muy particular…

Se llama Sbagliato del Libertador y es una reversión de un cocktail clásico que se llama Negroni Sbagliato, que se creo en los 70 en el Bar Basso de Milán y es una anécdota que me encanta contar, porque tengo la esperanza de que algún día me pase: entra un cliente a este Bar y el dueño le pregunta que va a tomar. El cliente pide un Negroni y alguien había cambiado la botella del lugar. Alguien sacó el gin y puso el espumante en su lugar. El cantinero se equivocó, mezclando Campari, Vermout rosso y espumante. Sbagliato es errado en italiano, al cliente le encantó y eso trascendió.

Campari traspasó las fronteras de Italia y los aperitivos tuvieron una baja, que desde hace algunos años viene cambiando ¿cómo ves la proyección de este tipo de bebidas?

Si bien es cierto que por unos años fue una categoría que quedó en el olvido, en la Argentina en particular, por una cuestión inmigratoria, se consume más sabores amargos que otros lugares de Latinoamérica. Justamente con la llegada de italianos y españoles, muchos tenemos el recuerdo de un abuelo tomando un Ferroviario o un Campari Soda en la picada antes del asado. Y los jóvenes lo traen bastante arraigado y se animan a preparar en la casa estos tragos.

Este abanico de opciones con aperitivos es interesante para combinar con la gastronomía…

Las combinaciones clásicas gozan de poca graduación alcohólica y son especialmente interesantes para la hora del aperitivo, es decir el tiempo antes de una comida. El contenido de vino que tiene un vermouth está metido en lo que nosotros tenemos vinculado a la celebraciones: la picada, el asado, la pasta. Va muy bien.

Sbagliato del Libertador by Pipi Yalour

Campari – Vermout Bianco – Sidra de pera