Cada año, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño visibiliza distintos problemas vinculados al sueño -entre ellos, la depresión y la ansiedad- para mejorar la calidad de vida en personas de todas las edades.

Sueño saludable, envejecimiento saludable es el lema elegido para celebrar el Día Mundial del Sueño 2019 el próximo 15 de marzo. El propósito es concientizar a la sociedad sobre los trastornos que provoca no dormir lo suficiente; promover la prevención y la educación de aquellos trastornos que impactan en la salud y la calidad de vida.
¿Qué pasa cuando no dormimos bien?

La doctora María Celia Daraio, directora del Servicio Medicina del Sueño en Neuromed Argentina, destaca: “Entre los problemas de sueño más frecuentes podemos mencionar los insomnios con graves consecuencias a nivel psicoemocional (desarrollo de depresión y ansiedad) y los trastornos respiratorios durante el sueño. Estos últimos, con gran impacto en la salud cardiovascular.

Los trastornos del sueño se producen a cualquier edad. En la infancia se relacionan con dificultades en la conducta y el aprendizaje y en la vejez, con problemas de memoria y deterioro cognitivo.  Recientemente se ha demostrado que durante el sueño, el cerebro elimina las toxinas que potencialmente pueden dañar el envejecimiento del cerebro. Estas proteínas se acumulan durante el día mientras estamos despiertos. El sueño también mantiene las conexiones del cerebro en buen estado y trabajando al máximo, especialmente cuando se aprenden y se recuerdan cosas nuevas.
Obtener calidad y cantidad de sueño es una de las claves para envejecer bien, mejorar las probabilidades de salud física, cognitiva y emocional. Dormir bien reduce el riesgo de obesidad e hipertensión, protege contra el deterioro cognitivo relacionado con la edad y la enfermedad del Alzheimer. También se asocia a tasas de depresión reducidas. Incluso, en algunos estudios, el sueño regular se relaciona con menores signos de envejecimiento en la piel de la cara y mejor tono del tejido”.

 
Sueño saludable
La “higiene del sueño” puede definirse como el control de todos los factores conductuales y ambientales que preceden al sueño y pueden interferir con él. Por eso, es importante seguir algunas recomendaciones que permitan asegurar el buen sueño:
  • Tener un horario para dormir y en lo posible, respetarlo.
  • Evitar el consumo de estimulantes como café, té o gaseosas luego del atardecer.
  • Bajar la intensidad de las actividades antes de acostarse; dejar para el final aquellas tareas monótonas.
  • Lo ideal es que la temperatura de la habitación sea entre 20 y 24 ºC.
  • En la cama, no se recomienda comer, trabajar, usar el celular, ni ver televisión.
  • Incorporar técnicas de relajación: un baño de agua tibia, música suave y respiraciones profundas.
Para más información, los invitamos a contactarse a través del +54 261 4224888 – 4227276 Whatsapp +54 9 261 5880796 turnos@neuromed.com.arwww.neuromed.com.ar