Los vinos de la fracción Sur del Valle de Uco conocida como El Cepillo son tan singulares que causan sensación en el país. Claro es el ejemplo de los varietales: Crux Tempranillo y Extra Crux Tempranillo de la bodega Alfa Crux Wines.

Al sur del Paraje de Altamira, en el departamento de San Carlos, Mendoza, se encuentra Pampa El Cepillo. Aunque es un área pequeña, resulta ideal para producir vino de calidad.

Según contó Germán Paez -enólogo de Alfa Crux Wines- esta zona se denomina Pampa del Cepillo justamente porque es una planicie con desnivel hacia el sur que cuenta con un suelo marmoleado, con arena, caliche, piedra y bola. “Esto le da una diferenciación a esta zona. Además, al tener este desnivel nos permite poder trabajar muy bien con el tema de las heladas. Al ser una área fresca contamos con una buena sanidad evitando el estacionamiento de hongos”.

“Pampa está en contacto directo con la Cordillera Frontal y eso nos permite una amplitud térmica mucho mayor para crear este tipo de varietales”, agregó el enólogo.

Así es como definitivamente, “los vinos de la zona recobraron valor gracias a la temperatura fría, el terroir, la mano del hombre, el suelo, las labores culturales, entre otras cosas”.

“Fue un trabajo difícil posicionar esta zona porque es un terreno muy pobre y además carece de nutrientes. Por ende, extraemos de la zona uvas muy concentradas, con mucho color y buenos perfiles aromáticos”, continuó Germán.

En esa zona, sin ir más lejos, Germán creó dos tempranillos que resultaron exitosos en el mercado nacional, pero también internacional: Emoción, dedicación, personalidad y rebeldía. Un Tempranillo para descubrir que hay algo más allá de lo esperado y lo clásico. Ideal para aquellos que están dispuestos a innovar, romper con lo establecido y dejarse llevar por los encantadores perfumes y aromas de un vino muy especial para nosotros.

Porque, para ser considerado el mejor, primero hay que ser distinto.

Crux Tempranillo

Limpio, brillante e intenso, de color violáceo con refeljos azulados. De ataque seco, pero textura aterciopelada. Su final recuerda el cuero.

Crux Extra Tempranillo

Una variedad característica de la bodega con tres condiciones diferentes. Naciendo así un producto muy complejo luego de reposar seis meses en barricas de roble francés de segundo y tercer uso. Con un color muy intenso, complejo, con notas cítricas y herbales, y en la boca muy estructurado. Ideal para añejar.