Este vino 2019 de la bodega Celler Gritelles de la DO Montsant ha recibido la Gran Medalla de Oro del concurso de catas GIROVI’20 (www.girovi.cat) en su XXV edición. Manou 2019 ha sido el mejor puntuado por 80 catadores de 300 vinos de Cataluña que probaron el pasado mes de julio.

El vino proviene de dos fincas de la comarca del Priorat (El Manou y El Molí) situados en el valle de Cornudella de Montsant, entre las sierras del Montsant y Les Gritelles. Las viñas de garnacha tinta y cariñena están situadas a una altitud de entre 500 y 600 metros, con una notable oscilación de temperaturas entre el día y la noche. Esto favorece la maduración de estas uvas, que adquieren la rica mineralización de tierras de pizarra, arcilla y guijarros, características de esta parte del Priorat.

En estas fincas la vendimia tiene lugar entre finales de septiembre y principios de octubre. La uva se cosecha manualmente en cajas y la fermentación alcohólica se hace con las propias pieles durante 16-18 días. Una parte se fermenta con uva entera, junto con la rapa. También se hace co-fermentación de las dos variedades de una misma finca. El vino Manou 2019 tiene una crianza con sus lías durante 6-8 meses y una crianza corta en barricas de roble francés.

Manou 2019 es un vino con una fuerte presencia aromática y mucha complejidad. Tiene un color púrpura intenso con reflejos violáceos de capa media. En nariz dominan, por encima de todo, las notas a fruta negra y roja ácida, como la frambuesa. Del fondo salen también las notas especiadas de cariñena con unos toques de hierbas mediterráneas. Una vez abierto aparecen notas de minerales y de regaliz. La garnacha aporta notas de fruta sutiles y un poco más madura, cereza y ciruela. También se encuentra una presencia de madera muy bien integrada que evoluciona con el tiempo en la copa. Es un vino con una personalidad marcada que se presta a compartir. Se trata de un vino atrevido y exuberante, con ganas de expresar y dar a conocer y sobre todo para ser disfrutado.

Celler Gritelles es un proyecto familiar que se inició en 2005 con la compra de la primera finca de garnacha de viñas viejas, situada al pie de la sierra de Les Gritelles, al noreste del Montsant. La familia Estivill-Bancells ha reconvertido su actividad previa dedicada a la medicina, la genética, y la historia del arte, al mundo de los viñedos y la enología, con una tradición familiar que viene del siglo XII. El joven agricultor Blai Estivill lleva las actividades del campo, con el asesoramiento de buenos agricultores de la zona. Josep Maria Miró aporta sus uvas de viñas cuidadas por él mismo durante más de 50 años, y Arturo Barrufet apoya en la plantación y cultivo de los viñedos.

Los vinos de la bodega están elaborados bajo la guía del enólogo Bernat Feliu, que ha dado un espíritu muy creativo en la elaboración del vino Manou 2019 y otros vinos que produce la bodega. El proyecto contempla elaborar vinos exclusivos de alta calidad que expresen el territorio y con producción limitada.

Las instalaciones de Celler Gritelles se pueden visitar y ofrecen diferentes opciones para disfrutar del mundo del vino, desde las catas de vino y las visitas a la bodega y los viñedos, a la participación en la vendimia y la adopción de cepas, viñas y barricas para disfrutar de hacer vino (www.gritelles.com).