Así lo expresó Juan Roby, winemaker principal de Bodega Lagarde, sobre el vino principal de la firma y que fue el puntapié inicial del ciclo #LegendsWines. Aquí la nota y los principales conceptos.

Para cerrar el año, y presentado por el periodista Federico Lancia, comenzó «Legends Wines». Aquellas etiquetas que marcan el camino del vino argentino y que son un eje de muchos consumidores. Esos vinos que conforman la identidad de la bebida por este lado del planeta.

El primer paso lo dio Bodega Lagarde con su Henry 2017, un vino único que resume toda la filosofía general de la bodega. Juan Roby es uno de los principales técnicos que tiene la Argentina y su trabajo se centra en mostrar la experiencia en los viñedos y llevar eso a sus vinos.

Juan llegaste en el año 1999…

Si claro, ha trabajar en los viñedos, soy Ingeniero Agrónomo y empecé en los viñedos que tiene la bodega en Perdriel (Luján de Cuyo) y luego en el año 2003 me hice cargo del área enológica también.

Que también coincide con el cambio de estilo de los vinos, ese equilibrio conocido…

Claramente es una evolución. Lagarde es una bodega que lleva mucho tiempo haciendo vinos de alta gama y  está dentro de las bodegas clásicas del país. Ese estilo ha ido mutando de a poco, respetando a los consumidores de la bodega. Y gracias al trabajo que hacemos con Sofía Pescarmona y Enrique Pescarmona de probar mucho, tenemos hoy un estilo que coincide con el paladar mundial.

¿Qué significa el N°1 que tiene la etiqueta de Henry?

Este vino se lanza en el año 2000 y con la cosecha 97, con un concepto de Gran Guarda, que perdure en el tiempo, combinando lo mejor de los varietales de esos años. Y cuando se lanzó la idea era que a medida que pasaran los años, ir siguiendo con el número 2, el 3 y así. Cuando le cuentan a Enrique (Henry), dijo que NO, porque siempre voy a ser el N°1.

Y es un concepto divertido que responde a cómo se produce este vino. Porque se trabaja cada parte del viñedo para el vino y luego participan del corte lo que mejor se expresó. Y es un ejemplar para tomar hoy pero que puede ser guardado durante un tiempo y va seguir mejorando.

En el año 2017, por ejemplo entre tantas cosas Donald Trump llegaba a la Presidencia de Estados Unidos (cosa antigua pareciera para los tiempos que corren). Pero en materia agronómica y climática el año fue particular…

Bodega Lagarde.

Fue un año de muy buena calidad en general. Junto al 2016 fueron los dos años que tuvieron menor rendimiento por hectárea de la Argentina, en los últimos 50 años. Por problemas de frío y demás cuestiones climáticas los viñedos tuvieron poca uva y gran concentración natural. Por este motivo, en estas condiciones hay que ser muy cuidadoso en determinar momentos de cosechas precisos, sobre todo cuando la carga es menor.

Y eso fue muy importante para este Henry, porque usamos muchas variedades: Malbec (de dos regiones diferentes: Drummond y Gualtallary) Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Syrah.

¿Cómo se lleva el Malbec el Drummond con el Malbec de Gualtallary?

Cuando hacemos los blends, lo que buscamos es que en el producto final haya complejidad y que el resultado sea mejor que las partes. Sumado a lo que aporta el Cabernet Sauvignon, el Cabernet Franc y el Syrah. Ahí agregas capas aromáticas y texturas en boca. La columna vertebral, la estructura la proveen el Cabernet Sauvignon y el Malbec de Gualtallary. El Cabernet Franc y el Syrah aportan elegancia y fineza.

Es sumamente novedosa esa sensación de frescura en nariz y esa complejidad en boca…

Los grandes vinos tienen que tener equilibrio entre los diferentes componentes. Sobre todo en la acidez, el alcohol, la acidez y lo astringente del tanino. Coincido en lo fresco y el componente de madera inciden de menor manera, suave. Hay una filosofía de la bodega que atraviesa todas las líneas. Y  es una característica importante para remarcar es que hacemos todos los vinos con uvas propias.

Hermanas.

¿Cuánto hay de Juan Roby en este vino?

Seguramente hay mucho. Siempre hacemos lo que nos gusta. Y es cierto que no me gusta lo mismo que me gustaba en el 2003, con el tiempo uno va cambiando. Henry es un vino especial, porque hay mucha participación de todos. Y ahí creo que el resultado es la suma de muchos factores. El vino tiene que trascender a los enólogos. Hay que hacer hincapié en seguir potenciando las zonas para lograr consistencia en el tiempo.

En Henry da la impresión de estar resumida esa experiencia de ustedes de probar muchos vinos del mundo…

Es eso. En Argentina siempre se han hecho grandes vinos. Y comparto eso de que esta a la par de cualquier gran vino del mundo. Y poder viajar y probar vinos de todos lados te ayuda a definirte estilísticamente.

Aquí la nota completa: https://www.instagram.com/tv/CHgpILfJuPS/?utm_source=ig_web_copy_link