Finca Bandini posee 70 hectáreas de viñedos ubicadas en Las Compuertas, Luján de Cuyo, en una finca por donde transitan las primeras aguas que bajan de la montaña. El equipo incluye a Carolina Pelayes (CEO), Marcelo Pelleriti (consultor enológico ), Marcelo Canatella (fincas), Eduardo Vera (paisajismo) y José Bahamonde (imagen corporativa).

Desde septiembre de 2019 la vitivinicultura argentina sumó a Finca Bandini, un proyecto enoturístico ubicado en Las Compuertas, Luján de Cuyo, pensado para producir vinos de alta gama que se comercializan con una distribución acotada en el mercado interno, en Japón, Estados Unidos, y en la propia bodega a través de la venta directa.

Federico Bandini, un ingeniero nacido en Luján de Cuyo que emigró desde pequeño a Estados Unidos, decidió junto a su esposa Susana, nacida en Buenos Aires, invertir en su tierra natal. Mientras dirige su empresa de servicios petroleros en Houston, Texas, encontró en Las Compuertas un lugar ideal para su proyecto. Aquí adquirió 70 hectáreas de terreno (la finca más grande del distrito), de las cuales ya se plantaron 59 hectáreas con Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot.

Carolina Pelayes, Ceo del emprendimiento.

Para dirigir esa inversión eligió como CEO a Carolina Pelayes, con experiencia en diversos rubros, incluyendo el vitivinícola, quien a su vez reclutó a un equipo de profesionales destacados como Marcelo Pelleriti (consultor enológico), Marcelo Canatella (fincas), Eduardo Vera (paisajes) y José Bahamonde (imagen corporativa).

Mauricio Llaver (Punto a Punto), Carolina Pelayes (Ceo de Finca Bandini) y Fede Lancia (VyBV)

Primeras aguas

Una particularidad del proyecto es que los vinos sólo serán de alta gama. Las uvas provienen de la finca de Las Compuertas, a través de la cual transitan las primeras aguas que bajan de la montaña. De hecho, la empresa trabaja muy estrechamente con la Superintendencia General de Irrigación. Una de las características de Finca Bandini es que en un punto de su interior confluyen dos cauces de agua, lo cual dio lugar a una de las marcas de sus vinos.

La venta directa es un pilar fundamental del proyecto y se retomará cuando pasen los efectos del coronavirus. Para ello el proyecto cuenta con una “Wine House” donde se llevan a cabo degustaciones con vista a los viñedos, dispuestos en terrazas.

También se desarrolla una experiencia especial para los visitantes en la confluencia de los dos cauces de agua. Todo ello estará a cargo de un equipo especializado en turismo vitivinícola.

Los vinos
  • Terroir Único Bandini House of Wines (elaborado 100% con microvinificación).
  • Magno Corpore (Malbec)
  • Los Muros (Malbec, Blend de Blancas, y Blend de Malbec-Cabernet Sauvignon)
  • Dos Cauces (Malbec).
Las Compuertas, por Raúl Silanes

Esta región presenta un clima muy seco, pero gracias a su ubicación junto al río, se facilita el acceso al agua para riego, además de encontrarse al borde de la cordillera de los Andes, a pocos kilómetros de la Capital de Mendoza, y conformar uno de los terruños clásicos de la vitivinicultura mendocina: Las Compuertas, en el Departamento de Luján de Cuyo. Se ubica donde el caudal de un río de deshielo, como el río Mendoza, lame su orilla izquierda antes del dique Cipolletti, para producir vinos de excelente calidad.

Las Compuertas, desde Finca Bandini

Las Compuertas es una de las regiones más antiguas en el cultivo de la vid en Argentina, con más de 110 años de antigüedad.

La amplitud térmica es muy importante, pudiendo presentarse hasta 15 grados de diferencia entre el día y la noche, lo que la asemeja más a zonas del Valle de Uco.

Sus suelos fueron formados por deposición de sedimentos del río y por material que fue arrastrado desde la montaña como muestra la historia documentada. Tras más de 110 años de riego a manto, el suelo está cubierto por una capa compacta de entre 30 y 50 cm de material fino (arcilla, limo y arena), mientras que a mediana profundidad, se puede encontrar canto rodado o estratos con piedras angulares.

Fede Lancia junto al ícono de la Bodega

Los viñedos de Las Compuertas a orillas del río, se desarrollan en torno a los 1.050msnm y están sujetos a una intensa luz solar durante el día. Esta altitud es uno de los factores más importantes, en el estilo de los vinos que produce.

En la región de Las Compuertas, donde se ubica la Finca Bandini, predominan los suelos francos con grava y limo arcilloso, sobre una base de piedras que hereda del lecho del río Mendoza, ya que el mismo antiguamente era de un ancho muy superior al actual. Estas tierras drenan libremente, haciendo que las vides desarrollen sistemas de raíces profundas, en busca de agua en el suelo. Debido a la falta de recursos en el suelo, las vides se ven obligadas a poner todo su esfuerzo en la creación de pequeñas bayas, concentradas con un bajo contenido de agua. Así,
resultan vinos ricos y complejos, con taninos firmes y estructurados.

Hitos de la zona

1977
Si hablamos de los vinos provenientes de la zona de Las Compuertas, la historia se remonta obviamente a un Malbec. Raúl de la Mota cosechó en Las Compuertas la mayor parte de las uvas que formaron parte del ya mítico Weinert Estrella 1977.

1980
En los años 80 Chandon compró un viñedo en la zona buscando lugares altos para elaborar sus bases de espumantes. La idea era injertar los viejos viñedos de Malbec con Chardonnay, pero al ver la calidad de vinos que producía este Malbec, decidieron conservarlo y años más tarde, este viñedo dio origen a Terrazas de los Andes. Fue ese mismo Malbec el que, promediando los 90, deslumbró a Pierre Lurton y Hervé Birnie Scott, dando lugar al nacimiento de Cheval des Andes.

1990
En 1998, a pesar de ser un año extremadamente lluvioso, en el que casi no se elaboraron vinos de alta gama en Mendoza, salieron al mercado algunos compuestos en más de un 80% por uvas de viñedos de la zona de Las Compuertas.

2000
En 2007 el INV reconoce y protege el uso de la IG (Indicación Geográfica) Las Compuertas mediante la Resolución C30-2007.