Postales Hotel Boutique es uno de los primeros lodges en ese lugar. Sus propietarios lo bautizaron “SLOW WINE TRAVEL”. Allí, el turista se olvida del tiempo; descubre las costumbres y la cultura auténtica de la región.

El conocido lodge del Valle de Uco se seguirá llamando Postales Hotel Boutique, pero será parte desde este año de un espacio mucho más amplio bautizado “Finca Nunca Jamás”, en donde convivirán: el hotel, restaurante y bodega.

«Nunca jamas», el vino del lugar.

Escondido en el corazón del Valle de Uco, este emprendimiento sorprende por su parque añejo y la energía que emana de la naturaleza que lo rodea. Es un lugar con historia y estilo, que vive al ritmo de las estaciones y exalta los sentidos, en donde se respira historia, sustentabilidad y buen vivir.

Invitados se animaron a cosechar en La Huerta.

En el predio de la finca se encuentran viñedos, bosques de frutales y una extensa huerta orgánica con su invernadero geodésico donde se preparan los plantines desde las semillas.

Nuevas inversiones

“Nunca Jamás” hasta hoy alberga el Hotel Boutique y el Restaurant Postales, la Casona histórica de Adobe refaccionada con estilo para recibir a pasajeros amantes del diseño, 5 hectáreas de viñedos y una extensa huerta orgánica.

Diego Stortini cuenta de las nuevas inversiones.

Durante este año, la empresa apuesta fuertemente y planea nuevas inversiones. Entre ellas está el objetivo de ampliar los predios a 15 hectáreas donde se desarrollarán nuevos viñedos,  huertas orgánicas, bosques de frutales respetando la biodiversidad y la construcción de la Bodega Nunca Jamás.

Caroline junto a los invitados recorriendo el lugar.

La Bodega Nunca Jamás será el templo donde se sublimen buen vivir y sustentabilidad. Tendrá en su corazón un Wine Bar con vista a las entrañas de la bodega, a los viñedos y a la montaña, y donde se propondrá un momento desestructurado donde se compartirán los secretos de la viña, y de los vinos, sin límite de tiempo.

Restaurante y Hotel

Postales Hotel Boutique & Resto cuenta con 12 habitaciones ubicadas en el corazón de un viñedo de Malbec y con vista a la Cordillera de los Andes. Es un perfecto punto de partida para recorrer las rutas del vino del Valle de Uco, con atención a medida para cada huésped, brindada personalmente por los propietarios y su equipo.

Un propuesta gastronómica de producto.

Actualmente, de las 12 habitaciones, una de las novedades ha sido la casona refaccionada la cual puede alquilarse por completo en donde se pueden alojar 6 personas y cuenta con habitaciones y baños individuales, living con mesa, y cocina.

Por otro lado, el restaurante, que solo abre de noche, está disponible no solo para huéspedes sino también para todo aquel que desee vivir la experiencia de Postales “restaurante Km 0, de la Huerta a la mesa”, enfocado a una cocina consciente, y con platos y sabores que van al ritmo de los sentidos maridados con los vinos de la propia bodega.

Gastronomía Slow food.

Junto con otros productos locales, la huerta es la base de la carta de Postales Resto donde los comensales pueden vivir la experiencia “desde la huerta a la mesa” participando de la cosecha si lo desean.

Miembros de Slowfood internacional, Carolina Loock y Diego Stortini plasmaron en cada rincón  del restó este arte de vivir.

“En nuestro restó los principios de estacionalidad, proximidad, cultivo orgánico, lucha contra desperdicios y tratamiento de residuos se toman en serio, sin perder nunca de vista la prioridad del sabor, y el placer de degustar y compartir. Un paraíso del siglo XXI en el corazón del Valle de Uco”, remarcó la propietaria.

Postales y el tiempo que se detiene.

Asimismo, mencionó Carolina Loock que “en este espacio se valora el producto, el sabor y la sencillez, la pasión por la cocina, lo informal y alegre ceremonia que es compartir una mesa y deleitarse ante la evidencia de un buen plato y un vino sorprendente”.