Los dos varietales que conforman esta línea, tanto el Malbec como el Cabernet Franc, presentaron su nuevo y moderno packaging, con una nueva imagen basada en el significado del tiempo, rompiendo los límites de lo posible.

En el marco de un proceso de mejora continua, Sin Fin, la bodega de la familia Caselles, renovó el packaging de su reconocida línea SinFin Gran Guarda. El trabajo se realizó en conjunto con el Estudio de creatividad, diseño y marketing, Arena & Bahamonde, con quienes se propuso una nueva imagen basada en el significado del tiempo, rompiendo los límites de lo posible.

En sus dos varietales, Malbec y Cabernet Franc, este Gran Guarda refleja la esencia de los vinos de altura, provenientes del Valle de Uco y de Luján de Cuyo. Criados durante 12 meses en barricas de roble francés, prometen sorprender el paladar de los grandes amantes del vino.

Notas de cata

De la mano del enólogo Gabriel Molina, ambos vinos poseen 36 meses de guarda. El Malbec presenta un color rojo púrpura con tonos violetas y negros, aromas a frambuesas, arándanos y ciruela, como también aparecen toques florales como la violeta y rosas, acompañado con toques de café chocolate y notas lácticas.

El Cabernet Franc presenta un color rojo rubí, con tonalidades granate, aromas a frambuesas, cassis y notas a pimienta negra y toques balsámicos. También aparece el café, el tabaco y las notas lácticas al igual que en el Malbec.

Ambos vinos poseen una entrada dulce y untuosa, son redondos y equilibrados en boca, con una persistencia frutal y buena acidez.

Se los puede conseguir en restaurantes, vinotecas y en la tienda online: www.bodegasinfin.com