Orlando Marzo, del famoso restaurante Lûmé de Melbourne, fue elegido el mejor barman del mundo en la mayor competencia de coctelería del planeta: Barman Global del Año 2018 de WORLD CLASS.

Orlando superó a más de 10.000 bármanes de todos los rincones del planeta en una competencia que abarcó cinco continentes, duró seis meses, incluyó cientos de desafíos e incontables cócteles. Culminó en una final de cuatro días en la que 56 de los mejores bármanes de la industria compitieron hasta el fin en el popular núcleo cultural global de Berlín.

«Todos los finalistas trajeron lo mejor que tenían, pero Orlando estuvo realmente en otro nivel. El aperitivo Zacapa que hizo para el desafío ‘Before and After’ (Antes y después) fue uno de los mejores que he probado en mi vida, y la forma en que mantuvo calma en el ‘Cocktail Clash’ final es, para mí, la marca que distingue a un barman verdaderamente WORLD CLASS», dijo Lauren Mote, Global Cocktailian de Diageo y jueza de WORLD CLASS.

«Todavía no lo puedo creer«, dijo Orlando. «El solo hecho de estar aquí, compitiendo contra los mejores bármanes del mundo y juzgado por algunos de los nombres más icónicos del negocio es algo único en la vida, pero, además, ¿ganar? Sigo conmovido. No podría haberlo hecho sin el apoyo de mi increíble equipo en casa. Ellos me alentaron desde casa a cada paso del camino».

En 2018 se celebra el 10.º aniversario de WORLD CLASS, y los invitados a las finales de este año en Berlín fueron recibidos con un espectáculo incomparable. En una capital ecléctica conocida por su escena de bar de vanguardia, se crearon tendencias, se abrieron nuevos territorios y se ampliaron las fronteras de la mixología más que nunca antes.

El nivel de este año fue realmente excepcional, pero Orlando se destacó como el mejor entre los mejores. Armado con las galardonadas marcas Reserva de Diageo, asombró a los jueces, llevó la coctelería sostenible más lejos que nunca en el desafío «Better Drinking» (Beber mejor) de Ketel One y reinó en la ronda de «Flavours of a Nation» (Sabores de una nación) con un giro innovador en el clásico Johnnie Walker Black Label Highball. Para concluir, se enfrentó a sus competidores en la gran final «Cocktail Clash» y causó sensación con una gran creación tras otra.

A Orlando le espera un año increíble: podrá viajar por el mundo como representante de Diageo creando tragos personalizados en lugares exóticos y remotos, y será juez en diversas competencias.

WORLD CLASS está embarcado en una misión para inspirar a la gente para que beba mejor y para dar forma al futuro del beber, ya sea en casa o en el bar.