Está es la 9na edición del Concurso de Poda que organiza la firma Bahco, como parte de sus actividades de responsabilidad social empresaria. Este año, la convocatoria se realizó luego del receso ocasionado por la pandemia mundial.

El evento se realizó en la bodega anfitriona Rutini Wines, ubicada en el Valle de Uco y los  podadores convocados contaron con 30 minutos para demostrar sus habilidades, la misma  se realizó en la finca ante un jurado especializado, el cual evaluó la velocidad y calidad de los cortes realizados. Este año, el jurado estuvo conformado por el Ing. Gustavo Aliquó (INTA), e Iñaki Galarraga (UNCuyo).

Juan Villafañe de bodega Luigi Bosca, quien se hizo acreedor de la tijera dorada.

En esta oportunidad el primer puesto fue para Juan Villafañe de bodega Luigi Bosca, quien se hizo acreedor de la tijera dorada , segundo puesto para Amadeo Cabeza de Amadeo Marañon y tercer puesto para Jonathan Agüero de Clop Wines .

Tras una década siendo parte de esta gran competencia de Poda en Vid que reúne a los mejores profesionales argentinos, y luego de un forzado receso ocasionado por la pandemia que afectó particularmente todas las actividades colectivas del 2020, este año se celebra el regreso de un concurso que une la pasión y el profesionalismo de participantes dispuestos a desplegar todas las habilidades que han aprendido sobre el oficio en su tierra. 

Apoyo oficial

Cabe destacar que el evento cuenta, además, con el apoyo del Ente Mendoza Turismo, declarándose de interés turístico, con el objeto de darles la oportunidad a los visitantes de conocer la viña en forma directa, y aprender los rudimentos de esta técnica milenaria que es la Poda. 

La oferta estuvo abierta a un cupo de enoturistas con ganas de conocer más acerca del arte y el oficio de la Poda de la mano de sus protagonistas, quienes fueron trasladados por el Bus Vitivinícola.

Los visitantes recibieron un kit exclusivo de podador y pudieron ser espectadores de la gran competencia.

Una vez finalizada la misma, con la guía de un podador profesional, los visitantes pudieron  aprender las bases del uso correcto de la herramienta manual y las técnicas de poda. 

Labores culturales

La poda de vid es un gesto milenario y esencial en el cultivo de la vid que se realiza antes que la planta despierte de su letargo invernal y que consiste en reducir la parte vegetativa de la vid a fin de controlar su forma y limitar su crecimiento natural, y como resultado, ésta permite acceder de un modo sencillo a sus frutos, mejorando drásticamente la calidad de sus uvas. 

La importancia de esta práctica reside en que la misma no sólo condiciona la futura vendimia sino también las subsiguientes, y a largo plazo el desarrollo de la misma cepa.  

En este contexto, y a modo de reconocimiento hacia la importancia de una poda esmerada y a la buen labor del podador, quién con esfuerzo, cuidado, y dedicación procura cumplir con las expectativas que se plantean en torno a esta actividad; así mismo, teniendo en cuenta la experiencia positiva que estos concursos generan, y su impacto efectivo en la vitivinicultura, la empresa continúa organizándose año tras año, fomentando el perfeccionamiento de la profesión en las diferentes regiones vitivinícolas argentinas.  

En esta oportunidad y teniendo en cuenta la actual situación epidemiológica, la convocatoria se llevó a cabo bajo especiales cuidados y respetando todas las normas y protocolos sanitarios vigentes.