El chef argentino Mauro Colagreco, que ocupa el puesto N°1 en el mundo de acuerdo a la lista de los World’s 50 Best Restaurants 2019, ha llegado con CARNE -un innovador bar de hamburguesas- a Mendoza.

Carne nació hace cinco años cuando Mauro se propuso demostrar que una cadena de hamburgueserías puede operar respetando los pilares de la gastronomía sustentable con la más alta calidad. Y desde ese momento junto con su equipo trabajan día a día para ofrecer el mejor producto, cuestionando y proponiendo un cambio al paradigma actual de la producción masiva de alimentos.

El local de Mendoza.

En 2016 abre su primera sede en Buenos Aires, La Plata, ciudad natal de Mauro, y luego vienen otras aperturas en Argentina.

En 2019 CARNE se convierte en Empresa B Certificada, siendo la primera cadena de hamburgueserías del mundo en obtener esta certificación de triple impacto (social, medioambiental y económico).

Ahora CARNE llega a Mendoza, siendo ésta la primera apertura fuera de Buenos Aires. La sede está ubicada en la esquina de Paso de los Andes y Agustín Álvarez de la 5a Sección, a un par de cuadras de los Portones del Parque Gral. San Martín. La propiedad era un antiguo caserón que fue restaurado por completo. En esta primera etapa funciona solo bajo la modalidad “delivery” (por medio de Pedidos Ya y Rappi) y Take Away pidiendo y retirando en el mismo momento en el local. En una segunda etapa, prevista para la época de la Vendimia, abrirá las puertas de su salón al público, y los mendocinos podrán disfrutar de desayunos, meriendas, almuerzos y cenas in situ.

La premisa de Colagreco es que los mejores platos están hechos con ingredientes nobles, sencillos, de gran calidad y de origen local, cocinados con maestría, CARNE tiene como objetivo despertar una conciencia gastronómica compartiendo las historias de las granjas, las huertas, sus productores y las materias primas detrás de cada hamburguesa. ¿Cuál es el resultado? Una hamburguesa deliciosa, de gran calidad, hecha por uno de los chefs más premiados del mundo, pero por encima de todo realizada con responsabilidad social y medioambiental, porque Mauro está convencido de que “cada vez que uno come, decide el mundo en el  que quiere vivir”.

Es por esto que conceptos de “ética”, “agroecológico” “orgánico”, “biodiversidad” y “local” son claves en CARNE. El uso de productos locales, como verduras orgánicas de temporada traídas directamente de las huertas, aseguran una calidad superior. Y la carne, proveniente de animales de pastoreo brinda calidad y sabor. CARNE se asocia con productores que trabajan por el bienestar animal sin confinamiento, emplean un manejo racional de los recursos naturales sin la utilización de productos químicos y utilizan técnicas de pastoreo regenerativas del suelo para que los campos puedan ser sustentables en el tiempo. La misma filosofía se aplica a cada producto, como a su pan artesanal, libre de aditivos y conservantes.

CARNE es revolucionaria en su simpleza: ingredientes de calidad, producción sostenible, amor y pasión que dan como resultado sabores naturales y accesible para todos.

CARNE propone reinterpretar el concepto de “lujo”, poniendo el foco en la experiencia del comensal, la calidad de los productos, y sus métodos de producción, con ingredientes de máxima calidad, producidos con impacto positivo social y medioambiental, abrazando los pilares de la gastronomía sustentable, con el sueño de invitar a productores y comensales a ser parte del cambio del paradigma actual de la producción masiva de alimentos.