Search
Close this search box.

Se trata de Pacheco Pereda Estirpe Orgánico Fairtrade Cabernet Franc 2021.

Decanter World Wine Awards, de la prestigiosa revista británica, distinguió con el premio Best in Show de Argentina a Pacheco Pereda Estirpe Orgánico Fairtrade Cabernet Franc 2021 que se comercializa en mercados internacionales. Además, junto a un vino de Sudáfrica son los mejores en el varietal Cabernet Franc del mundo.

“Recibir este premio de parte de Decanter es un orgullo enorme, que confirma y valida el trabajo y camino que decidimos tomar cuando desarrollamos los viñedos de manera orgánica del grupo Avinea a medidos de los años 2000″, explica Juan Pablo Murgia, gerente enológico de Grupo Avinea.

Es una gran apuesta a producir vinos con el carácter y la esencia del lugar de procedencia, a través de variedades que han demostrado llegar a niveles de clase mundial en Argentina como el Malbec y el Cabernet Franc. “Cuando plantamos nuestros viñedos en el año 2009, debíamos decidir el lugar para plantar y desarrollar nuestro Cabernet Franc. Coincidimos que la zona de Alto Agrelo reunía las condiciones ideales para desarrollar el perfil único que esta variedad logra en Argentina, en un lugar de altura y con suelos originados a partir de una gran influencia de montaña. Más de una década después, confirmamos que nuestra visión tenía un gran sentido en esta incesante búsqueda de vinos de lugar” comentó Juan Pablo Murgia, gerente enológico de Grupo Avinea.

pacheco

Decanter en sus notas de cata describió este vino como “la aparición de dos vinos Cabernet Franc diferentes en nuestra selección Best In Show de este año subraya la seriedad con la que ahora se considera a esta variedad fuera de su corazón de Burdeos y el Valle del Loira”.

Dijeron que “esta versión Value Best In Show de Agrelo en Luján de Cuyo ofrece, como era de esperar, un extravagante placer de frutas. Es de color rojo oscuro, con aromas cálidos, dulces y picantes que brotan de la copa. En boca, es una suave inundación de frutas suaves y vibrantes de frambuesa y ciruela damascena que, a pesar de la suavidad tanto de su acidez como de sus taninos, aún se las arregla para dar al bebedor una sensación de textura, amplitud y satisfacción. Un sentido de la gravedad también eleva esos sabores frutales lejos de la simplicidad.