Search
Close this search box.

Se trata de los momentos cúlmines para todo hacedor de vinos. Seis referentes hablan de lo atractivos de los cortes de varietales. Todo en el marco de un nuevo seminario de Premium Tasting.

Las condiciones de pandemia obligaron a muchos a reconvertirse y transformar eventos exitosos y otras propuestas, también exitosas. Uno de esos casos fue Premium Tasting, el encuentro de amantes del vino que hace años lleva adelante Nicolás Alemán, junto a Rodrigo Kohn.

En esa reconversión, que hace poco tuvo vuelta a la presencialidad, uno de los encuentros virtuales más exitosos fueron sus seminarios con diferentes temáticas, ya que gente de todo el país e incluso de la región pudieron estar presentes para participar de distintas temáticas, junto con una degustación desde sus casas.

Hace algunos días, culminaron esos seminarios con “El arte de hacer blends”, donde seis figuras de la viticultura argentina mostraron sus particulares creaciones y hablaron sobre el mundo fascinante que son los cortes de varietales.

En esta ocasión, se presentaron Hernán Scarel (Bodega Norton), Adrián Vargas (Bodega Atamisque), Julia Halupczok (Bodega Sophenia), Gerald Gabillet (Cheval Des Andes), Thibault Lepoutre (Bodega Piedra Negra) y Walter Bressia (Bressia Wines).

La magia hecha vino

Hablar de combinar varietales, mezclar zonas y tiempos de cosechas, o métodos de elaboración hacen a lo más parecido al arte a la hora de hacer vinos. De hecho los hacedores así lo sienten. Es como tocar el cielo con las manos y en los blends se puede ver la mano de cada uno de ellos.

Nicolás Alemán, organizador de Premium Tasting.

De ese seminario fuí destancado maravillosas frases sobre los blends de cada uno de ellos. Todos aportan diferentes cosas y en cada uno de ellos te dan ganas de probar su vino.

Hernán Scarel (Bodega Norton) “Nos hemos especializado con el paso de los años en la elaboración de blends, tanto de blancos como de tintos. Volvemos a elaboraciones tradicionales, con cemento, pero sin madera. Y cada uno de ellos encontramos un aspecto distintivo”.

Adrián Vargas (Bodega Atamisque). “En un blend te permitis todo. Te libera a la hora de la elaborar y podes crear. Y se nota mucho la mano del enólogo. Buscamos sensaciones y equilibrio. La elegancia y la fruta, lo salvaje y lo señorial. Todo”.

Julia Halupczok (Finca Sophenia). “No solamente mezclamos variedades, sino que mezclamos zonas. Y eso se basa en el estudio que veniamos realizando de nuestros suelos. Gualtallary es especial para eso, porque es bien diferente según donde nos ubiquemos. Los blends son la orquesta en la música”.

Gerald Gabillet (Cheval Des Andes). “A través del blend y la tradición francesa, lo que intentamos hacer es la expresión argentina de Cheval Blanc. Es decir la visión de Bordeaux, en un terruño argentino. La definición de Cru, depende exclusivamente de hacer nuestro vino con uvas de finca propia. Es importante destacar que somos viticultores antes que winemakers”.

Thibault Lepoutre (Piedra Negra). “Soy parte de un proyecto general francés muy atractivo, que llegó hace bastante a Valle de Uco y que por medio del blend, se refleja muy bien ese estudio del terroir de los Chacayes, donde hemos desarrollado la identidad por medio del lugar”.

Walter Bressia (Bressia Wines). “Pensar en un blend, siempre es pensar en el sello propio. Y cuando me embarqué en mi proyecto que ya tiene varios años, siempre quise imprimir mi sello a los vinos. Nada mejor que el blend para ese sueño”.