La firma renueva su imagen con una identidad visual moderna pero a la vez elegante que refleja su posición como N°1 en el mundo de las burbujas premium.

A través de una estética totalmente renovada, Chandon propone sorprender a un consumidor cada vez más exigente que busca constantemente nuevos desafíos y experiencias. De esta manera, se
expresa con un innovador lenguaje en un mundo más inclusivo y descontracturado.

La marca vuelve a marcar el camino en el categoría de espumosos en nuestro país, con un diseño de etiqueta completamente disruptivo que sin dudas se va a destacar en supermercados, vinotecas y restaurantes. Uno de los grandes cambios es la aplicación vertical del logo en su botella, que refleja una manera disruptiva de ver las cosas. También renueva su estrella que ahora tiene siete puntas; donde cada una de ellas representa una de las seis Bodegas Chandon alrededor del mundo y la séptima un homenaje al espítiru fundador francés.

El lema “Un Mundo de Posibilidades” que se podrá observar en la cápsula está relacionado a la exploración, el espíritu aventurero y el desafío constante de la marca por empujar los límites desde su fundación. Cada descorche inspira al consumidor a abrir un nuevo universo de experiencias y una búsqueda permanente de nuevos horizonte, de nuevas posibilidades.

Todo comenzó en Argentina, en 1959. En estos 60 años, se ha llevado la excelencia en espumosos hasta los terroirs más inesperados extendiendo su estilo al mundo en otros 5 países en 4 contientes diferentes con bodegas en Brasil, Estados Unidos, Australia, China e India. Siempre mirando hacia el futuro, empujando los límites y desafiando los códigos de la categoría.

Gustavo Perosio, Director General de Moët Hennessy Argentina.

La nueva identidad de marca es el resultado de más de dos años de trabajo constante entre 6 bodegas alrededor del mundo junto con la casa matriz en Francia. “Luego de nuestros primeros 60 años sentimos que debíamos nuevamente correr los límites de la categoría reflejando nuestras historia de pioneros, presentando una nueva identidad pensando en el futuro pero respetando siempre el legado de nuestros fundadores, liderados por Robert-Jean de Vogüé. Esta nueva identidad visual implicó muchísimo trabajo e inversiones a gran escala ya que no sólo rediseñamos los códigos de marca sino que tuvimos que adaptar toda la maquinaria de etiquetado en cada uno de los países. Este es un reflejo más de lo que siempre decimos que más allá de las distintas coyunturas seguimos apostando e invirtiendo con vistas al futuro”, señaló Gustavo Perosio, Director General de Moët Hennessy Argentina.

En cuanto al desarrollo del etiquetado, el cambio llevó más de 18 meses con proveedores de maquinaria italiana y luego cada país tuvo que realizar las adaptaciones locales con lo que implica un cambio tan importante en el contexto de la pandemia Covid-19.

Diego Ribbert,Director de Enología y Chef de Cave de Chandon Argentina.

“Nuestro desafío es seguir trabajando para acompañar este innovador cambio de identidad con la calidad siempre como guía. Nuestro camino estuvo siempre basado en el trabajo colaborativo y colectivo donde enólogos y viticultores trabajamos aportando conocimientos y prácticas para enriquecer nuestra visión de los espumosos, no sólo acá en Mendoza sino en otros 5 países más alrededor del mundo.” dijo Diego Ribbert, Director de Enología y Chef de Cave de Chandon Argentina.